jueves, 15 de diciembre de 2016

La luz al final del túnel (RaccoonTech: Parte II)

Y bueno, todo seguía cambiando. Como alguna vez dije: "Todo es dinámico en este mundo, hasta una piedra que dejes hoy en algún tiempo alguien la moverá" y así fue. Lo que un día pensé que se mantendría en subida empezó a bajar y al vender algunas de las máquinas que poblaban el taller empecé a sentirme solo... y eso aunado a que el mundo que estaba fuera del taller me hacía sentir aun peor pues opté mucho por quedarme ahí, en mi mundo de circuitos y cables. Pero no debía ser así por siempre. Como dijo una imagen que vi por Internet: Si hasta Internet Explorer tuvo el valor de preguntarme si quería ser mi navegador predeterminado entonces yo porque no podría salir adelante? pues bueno, ahí estuvo el asunto que surgió al iniciar este año 2016

Pero estamos en diciembre del 2016...que pasó en todo este tiempo?

Bueno, entre otras cosas (porque este blog es de mi vida y de la electrónica, no de lo que pasa fuera de ellas) recuperé ciertos compañeros que no veía desde hace algún tiempo. Aunque en realidad ellos regresaron desde el 2015, fue en este 2016 donde se han manifestado con mayor intensidad.
El primero de ellos apareció al empezar una exposición que hice (hace poco mas de un año) cuando estaba de asistente de docente en un curso de modelado digital tridimensional. Había aceptado el reto de buena gana, pero al estar frente a todos me hacía sentir como un ratoncito atrapado frente a un montón de gatos. Pero algo curioso de los ratones es que cuando mas acorralados están suelen hacer dos cosas: o se dejan atrapar o al menos tratan de pegarle un mordisco al primer gato que le quiera propinar el suyo. Así que hice lo mejor que pude y terminé mi exposición. Al final, mi buen amigo apareció para decirme "lo hiciste bien, pero no lo lograste..."

Había estado tanto tiempo solo que hasta mis labios estaban adormecidos de tanto hablar (y eso que no hablé mas de 20 minutos en total). Él volvió a regresar cuando di la segunda exposición unos días después, y no solo me visitó, sino que ademas se había dado el trabajo de esconderme los lentes (porque como sabrán, tanto tiempo junto a un monitor CRT tiende a recortar un poco la vista y a media luz soy casi tan ciego como un murciélago) al punto que cuando debía hablar apenas si distinguía los botones del programa que tenía que exponer...Improvisé un poco y logré salir del problema. Luego entendí que él había regresado después de un largo exilio: El temor a lo desconocido.

Seguí adelante, y mientras tanto me preguntaba: "como hice para superarlo"? bueno, resulta que había estado tan tranquilo últimamente y sobretodo tan despreocupado (hasta de mi mismo) que mis sentimientos decidieron darse un paseo para retornar mas fortalecidos que nunca. Decidí entonces, dialogar con el temor una noche. Y mientras lo esperaba muchas imágenes de mi vida pasaron por mi mente. La nostalgia estaba llegando también. Y luego llegó la soledad, la desdicha e incluso otros mas. Cuando me di cuenta, era yo y mi legión de sentimientos reencontrados. Entonces, dialogamos entre todos a compartir nuestras experiencias. El conversatorio fue intenso e interesante. Usualmente mis sentimientos hacen de las suyas cuando pueden y esta vez no fue la excepción. No haberlos visto en tanto tiempo me había hecho muy temerario, pero ahora, empezaba a sentirme tan temeroso que lo primero que pasó es que me hicieron "bullying" entre todos. Me está tomando algo de trabajo sobreponerme a ellos, y una de las técnicas es lo que explicaré al final de este post.

Una vez aclarado (o en vías de estarlo) decidí empezar a moverme. Estaba renovando la situación interna pero la externa seguía tan caótica como siempre. Gracias a mi familia logré sobrellevar varias cosas, pero aún así la situación económica en Perusalén me hacían pensar que ya a los 33 años solo me faltaba la crucifixión porque ya las torturas me las andaban dando y con ganas. Empecé a trabajar en lo que pude, y ciertamente eso me ocasionó varios problemas sobretodo de entrega. Muchas veces por no saber dimensionar correctamente un proyecto surgían errores y ciertamente lograba solucionarlos pero con algunos retrasos, y mientras me demoraba en uno surgía otro y era una avalancha que me tuvo mas de un día (y a veces, semanas) con un estrés grado 10. En fin, "Las complicaciones surgen ,se consideran y superan" dijo alguien muy parecido a mi.

Y así, tras tantos rollos empezó mi etapa como docente de laboratorio de computación...

Docente? de la noche a la mañana? bueno, recuerden que todo es dinámico. He de confesar que este periodo es (a la fecha) bastante corto aún, pero en todo esto vaya que aprendí mucho. Mis temores y yo hemos hecho las paces y ser docente me sirvió de mucho para tranquilizarme. Aunque ciertamente quería darle a mi vida otro matiz y echar raíces en tierras algo mas lejanas (sobretodo mas frías, el verano me calienta hasta las ideas) quiero primero alistarme a mi mismo bien para poder seguir adelante y terminar de fortalecerme en el camino. Seguramente el siguiente post tendrá que ver mas con lo que he visto como docente. Algo que tengo que decir y que mas que seguro será parte del siguiente post es que la docencia aquí en Perusalén es pesada, mal pagada y hasta cierto punto mal vista. Pero como yo lo veo, es algo que me gusta hacer, y sobretodo, es mi pequeña forma de cambiar el mundo.

Y que pasará con RaccoonTech? Bueno, de momento mi pequeño gran taller esta en reestructuración (nuevamente) Aun hago los trabajos de antes aunque ahora los combinaré con la docencia y empezaré una nueva meta: enseñar electrónica y con algo de suerte, resurgiremos...jejeje

jueves, 25 de agosto de 2016

Eclipse (RaccoonTech: Parte 1)



Y han pasado muchas cosas desde aquel viernes 13 en donde se remecieron los cimientos de este rincón informático con la llegada del ultimo post. Ya desde la fecha apenas si he escrito en internet algo de mas de 3 líneas (1 si se le quita lo sardónico). Pero en fin, nuevamente ando por estos lares a quitar el polvo digital de este viejo sitio. Respecto al título, no me refiero (afortunadamente) a la saga de crepúsculo, sino que así llamaré a este capítulo donde abordaré mas mi vida personal que lo electrónico.

Vaya que ha pasado tiempo! aunque siento que no me extrañaron. Tampoco he sabido de muchos (porque si he sabido de algunos) que hayan estado rondando por aquí (como siempre, la gran cantidad de mensajes recibidos son un indicador claro). Sucede que desde que ocurrió mi cisma laboral ya hace mas de un año me volví un trabajador independiente. Algo que recordé durante ese tiempo es que siempre la vida da vueltas, al punto que (ahora) me doy cuenta que realmente fue como si hubiera vuelto al pasado: Un montón de ideas locas, proyectos por desarrollar, todo el tiempo del mundo...pero nada de dinero.

Estuve bien los primeros meses. Veía crecer mi retoño taller, la cortadora láser haciendo sus travesuras (a la fecha ya se me borró el tercer tatuaje que me hizo en la mano por alinear sus espejos...hace 1 mes y medio!), la impresora 3D derritiendo hasta mi corazón...hasta nuevas máquinas se animaron a desfilar por estos lares y ya tenía para hacer un pequeño emporio. Vaya, que tiempos! rodeado de máquinas nuevamente me sentía nuevamente como adolescente (ver el post "Líos Computacionales"). Empezaron a surgir ideas cada vez mas complejas y variadas y que cada vez me hacían ver que la frase "puedo hacerlo" es muy poderosa cuando tienes los medios para hacerla realidad. Hasta me uní al FAB LAB de Lima para aprovechar mejor mis capacidades compartiéndolas con los demás...eran momentos que realmente disfruté muchísimo. Me animé a participar en algunos eventos donde me sentí muy bien e incluso hasta un proyecto en el que participé (puentes Perú) ganó una hackathon!. En fin, los ánimos iban creciendo y las ambiciones también... Pero como suele pasar: los sueños tienen la mala costumbre de echarse a perder cuando no estas mirando. Seguí intentando cosas nuevas pero casi sin éxito. Poco a poco el ambiente se ponía tan turbio que las estrellas que le daban cierta inspiración a mi vida empezaron a apagarse gestándose un agujero negro de lios personales y sociales. Cayó la noche en el  proyecto RaccoonTech.

Los costos fijos que empezaron a hacer mella en mi presupuesto mensual estaban (nuevamente) reclamando cada vez mas y mi vida empezaba a parecer un filete de carne mal cocido ya que no sabía exactamente a que avocarme: electrónica, diseño gráfico, fabricación digital, repostería...me estaba diversificando demasiado. Hasta que recordé otra frase: "Intenta vivir en dos mundos, y tu vida se partirá en dos"...y cuando ya estaba en los octavos decidí darle un alto a la situación. Sinceramente disfruté muchísimo el tiempo con mis máquinas aquí. Pero no me quedó mas opción que decirle a algunos de mis derechohabientes que se fueran, quedé solo con mi cortadora láser y mi impresora 3D, Decidí enfocarme mas en la electrónica, que era lo que realmente me gustaba mas (aparte que es lo que mas rentable me resulta en poco tiempo). Entiendo bien que el éxito es el peor de los maestros, pero cuando te apalean mucho tiendes a tomártelo personal.

En fin, lios económicos son (relativamente) fáciles de solucionar comparados con los que los acompañaron...

Poco a poco entraba la oscuridad al taller. No es tan malo, ya me había pasado antes, pero llegó ese momento incómodo donde no ves ni la punta de los pies y lo único que escuchas es la voz de tu conciencia diciendo "te lo dije" unas 30 veces por minuto. Bueno, esta vez la frase cambió un poco (esta vez me decía "te lo estuve diciendo"). Ese momento se repetìa unos momentos despues de cada pensamiento del nuevo amanecer...y cuando por fin lograba calmarme me caía un tsunami de problemas diarios que muchas veces me tumbaron. 

Claro está que (metafóricamente hablando) mientras mas oscura sea la noche mejor verás la luz de las estrellas. Sucede que tenían razón, pero es curioso cuando alguien empieza a quemar madera al costado (o tus cosas) y el humo no te deja verlas. Y mientras se apagaban mis ultimas estrellas y llegaba mi hora mas oscura yo buscaba como construir la matrix que lo iluminara todo (véase, transformers the movie...no la basura de Michael Bay). Y mientras sentía que Unicron me hacía pedazos el apoyo de mi familia y algunos amigos empezó a hacerme entrar en razón. y fue en ese momento que recordé: la hora mas oscura del día es el segundo antes de amanecer. Y así fue. Siento que no fue la noche la que cayó, solo fue un eclipse de corta duración. Decidí cambiar de rumbo varias cosas, quitarme el exceso de peso en las espaldas y levantarme nuevamente a recuperar lo perdido. Entre las cosas que recuperé fue la inspiración de seguir adelante con mis proyectos y sobretodo, de recuperar esos viejos sueños que nunca debieron haberse ido. no podré ser como era antes, de hecho, no quiero volver a serlo. Quiero ser mejor. A quienes estuvieron conmigo en este periodo, gracias. A quienes no, pues bueno, algún día estarán.


Gracias, viejo rincón, por ser parte de mi historia. Este post ya tenìa un tiempo en espera de ser publicado (de hecho desde el 2015). Pero bueno, al fin pude acabarlo...y con justa continuación... jejeje

viernes, 13 de marzo de 2015

Cortemos por lo sano... (Buscando mi sitio, parte 3)

Vayamos por partes...
Finalmente, la epítome de la saga del dichoso equipo de GPS. Hoy me invade la nostalgia de no tener aqui a uno de los hijos de RaccoonTech que mas alto ha llegado...literalmente. Es viernes 13 y viendo como quedó de troceada la historia, pues la imagen del post no pudo ser otra mejor que esta. Aunque la frase ciertamente no pertenece al amplísimo y florido repertorio verborreico de Jason Voorhees (ahora que lo pienso, una vez creo que le escuché un gruñido) pues...que mas da!, es una buena imagen: los ojos viendo al futuro y dispuesto a sacar de en medio CUALQUIER cosa que se interponga en su camino...

Pero bueno, dejando de lado el sarcasmo y siguiendo la historia pues seguí con mi equipo. El bandido iba mejorando a medida que yo iba aprendiendo cosillas nuevas. Le puse una pantalla TFT de 1.8", un teclado matricial, una mini base de datos MySQL, lo convertí en un servidor web con Apache, hago consultas desde el navegador con PHP y le agregué lo justo y necesario para que sea tan polivalente como su procesador pueda permitirlo. Surgió una variante interesante: Router WiFi (con un dongle USB-WiFi, para poder acceder inalámbricamente al equipo y mostrar información en línea) y sucesivamente fue mutando, mejorando y así como Tony Stark mejoró gracias al lodoso "Extremis" fui mejorando junto con mi proyecto. El aprendizaje seguirá y mis equipos seguirán mejorando también. finalmente iba quedando así:
Destripado del proyecto, en plena producción

En caja de pruebas
 Pero bueno, entre otras cosas, retomo lo mencionado en las partes 1 y 2: el tiempo que uso para desarrollar me era insuficiente, no había mucho de desarrollo electrónico en la empresa y sentía que empezaba a atrofiarme en estos campos. Aunque lo bueno es que tenía tiempo de aprender cosas y afinarme poco a poco como programador mini junior. De ahi mi dilema de ser...o no ser... El asunto se agravó cuando llegó un indeseable compañero de trabajo (a quien apodaré "el chino") que, en varios aspectos todos los dias me estresaba, cargaba (y luego le quitaba la R a "cargaba"). Normalmente cuando evalúo algo suelo sumar lo bueno y restar lo malo, pero con el ya empezaba a meter multiplicaciones a esa ecuacion de buenos y malos que dió como resultado un motivo mas que atrayente para salir: mejorar. La idea se redondeó cuando conocí a alguien en una entrevista de trabajo, en la misma me di cuenta que estaba hablando con alguien que me entendía, y cuando estuve entre electrónicos nuevamente solo pensé "esta es mi manada, y debo volver".
 Lo pensé, lo volví a pensar, y nuevamente lo pensé hasta que ya no pude mas y recorté mi contrato de trabajo para dedicarme de lleno a mis temas electrónicos (y obtener un poco de paz). Aunque ciertamente estuve tentado a seguir aguantando la dictadura (por favor, ni que estuviéramos en los 90!) y tanta chinadera (y luego, le agrego una G a "chinadera") porque hay que sacar para los frijoles y para darles el fluído eléctrico a mis queridos hijos. Pero bueno, entre otras cosas recordé la historia de la vaca. Y al matar a mi cuadrúpedo (irónicamente, me gustan mucho las vacas) pues me hice unos buenos churrascos!: El pequeño taller RaccoonTech ya había crecido bastante para estos dias: la impresora 3D ya es conocida (ya le conseguí un amiguito que ya anda haciendo sus primeras travesuras por acá. Ya hablaré de el en otro momento porque aun tengo que integrar al yerno al taller antes de hacer su presentación en público). Hoy mas bien, hablaré al recién llegado al taller. Una máquina maquiavélica que aprendí a querer: una cortadora láser.

Los trabajitos que puedo hacer con este recién llegado aún están en investigación. Ciertamente es gratificante saber que el diseño gráfico 2D facilita plasmar las ideas en hojas de papel...y el diseño 3D en plástico u otros materiales...pero el caso del corte laser es interesante porque (al menos para mi) es un híbrido. Ya no me conformo con tener mis figuras en papel, sino tambien las puedo tener en madera, acrílico, plástico, etc... Diseños, piezas, ideas...en fin, mas posibilidades para el pequeño taller.


Prueba de corte

Y el equipo con GPS tuvo una mejor presentación y finalmente, quedó así:
Terminado
Ahora bueno, el hijo ya abandonó el nido. Recordaré cuando se gestó la idea, cuando se empezaron los esbozos, los paseos que tuve con el mientras le enseñaba el mundo y el me decía donde andaba y que tan rápido iba... (menos mal que no me dijo "no te parece que vamos muy rápido"??)  y luego de todo eso verlo ya en su cajita de acrílico veo toda su historia y mi historia con él. Y al final me hizo pensar mucho. No se si he llegado a mi sitio, seguramente no. Pero se que estoy apuntando hacia allá. Aunque sea de electrónico, diseñador, programador, lavaplatos o de lo que sea.

Muestra de los puntos obtenidos con el equipo sobre un mapa hecho con la API de Google Maps clasificado por velocidad (el equipo genera estos mapas para velocidad, altitud, temperatura y cantidad de satelites conectados)
Hoja resumen de la prueba
P.D. Ya se me pasó el luto por la despedida porque me compré un GPS para mí. De yapa me llegaron unas Raspberry Pi B+ hace algún tiempo (mas puertos, menos consumo y mas diversión) y dentro de poco llega la Pi 2. También ha llegado algo mas de chatarra fresca, entre otras cosas.
Alguien recuerda la bicicleta de los primeros post?...jejeje.

viernes, 13 de febrero de 2015

Desenfrenando el asunto (Buscando mi sitio, parte 2)

Bueno bueno, de nuevo por estos lares dispuesto a terminar de contar la historia, o al menos darle una continuación. No es que tenga ánimos de cineasta pero eso de dar segundas partes para luego anunciar una trilogía no suena tan mal para una historia que aun no tiene un final claro, pero que ya se vislumbra el desenlace...

Como contaba antes, la prueba se realizaría en un camión... la cuestión estaba interesante pero el tema era llevar un equipo adecuado y para ser sincero no había hecho pruebas de circuitos bajo esas condiciones. En fin, sea como sea sería algo digno de verse, probarse, medirse y desecharse para seguir con la clásica ley de ensayo y error que suelo tener en el taller. Todo sea por la mejora contínua...jajajaja.

Pero bueno, esta vez ya no quería usar mi equipo...quería probar mis límites, intentar cosas nuevas. Entonces, mientras huía de mis preocupaciones y meditaba cual Capitán Harlock en su silla (aunque entre piratas mas parezco Jack Sparrow...despues de almorzado por los caníbales) algo iluminó a un recién llegado...la Raspberry Pi.

Mas vale decir "aquí corrió" que "aquí murió"...pero al menos lo intentó
Pensar en sus 700 Mhz de puro y ARMado corazón, sus puertos USB y su puerto Ethernet me hicieron pensar de que no solo podría saciar esa necesidad con creces, sino también podría obtener un equipo que podría expanderse y hacerse mas completo sin alterar mucho el hardware...entonces me arriesgué a hacer un pedido extra: un GPS SKM53 y el registro se iba directamente a un archivo CSV. Para comenzar la travesura estuvo bien, la Raspberry se portó bien y de hecho registró casi todo excepto los túneles (obviamente, por la falta de señal). Originalmente se pensaba usar algún tipo de sensor de revoluciones (de hecho en el tren se utilizaría) pero el GPS trabajó excelentemente bien. Pero tocaba la prueba final: llevar el equipo hasta casi tocar el cielo y que sobreviviera o cayera en el intento...futura ley RaccoonTech.
Alimenté mi Raspberry con un banco de baterías con conector USB y mientras la acomodaba en mi mochila recordé mis viejos tiempos de colegial, donde se encendió la chispa electrónica en este humilde mortal. Quienes me conocen recordarán que por aquellos días le puse un sistema de sonido a mi mochila, junto con LEDs que encendían al ritmo de la música y un improvisado equipo de karaoke que con un simple interruptor le quitaba la voz a cualquier canción. Al final con el equipo instalado en la mochila yo me alucinaba como el Master Chief de Halo con la Cortana Pi a cuestas (mmm...Cortana solo de personaje. No quiero saber nada de Windows Phone hasta nuevo aviso), pero bueno, a mi Cortana aun le faltan varias cosas...y cirugías también. Acá la muestra
Instalando el equipo. De yapa me llevé el anterior módulo para probarlo

Y llegó la prueba consabida. Hubieron varios factores que nos jugaron en contra pero finalmente llegamos al paso de tren mas alto del mundo. La zona (¿turística?) de Ticlio nos dió la bienvenida con sus poco mas de 4800 msnm. El vehículo que usamos para esa prueba (que en realidad fue un reconocimiento de ruta para luego dar lugar a las pruebas) llegó contra todo pronóstico (incluido el mio. Hasta corrieron las apuestas). Los equipos que llevamos llegaron bien (se llevó otro equipo para medir la temperatura, en este caso fue un Pro-Face LT3300 que llegó, a pesar de mis dudas, a ser un equipo realmente bueno y de mi estima personal ya que funcionó bien en un vehículo a pesar de ser un equipo de uso estacionario). Incluso yo, que fui (repetidamente) advertido de la altura, el "soroche" (malestar ocasionado por el enrarecimiento del aire debido a la altura. En fin, hay cosas que me hacen doler la cabeza bastante y a nivel del mar...creo que ya estaba acostumbrado) y del frío...andaba tranquilo por aquellos lares ya que (como sabrán) soy amante del frío y (afortunadamente) la altura no tiene gran efecto en mí. De hecho fui ilusionado de ver la nieve que suele caer en este paso (creo que era el único ilusionado con esto, ya que normalmente se hace un despelote porque se atoran los carros y el viaje pasa de unas cuantas a muchas horas). Considero que es uno de los fenómenos naturales que, gracias a nuestro calentamiento global, se convertirá dentro de unos años en un privilegio mas raro de ver que yo con mi mochila en secundaria.

Reitero: me gusta el frío. Creo que haré mi casa de verano aquí o en un refrigerador

Pero regresando al tema del equipo, los datos fueron satisfactorios y no solo la Raspberry demostró su valía. Armado con su GPS no solo capturamos la velocidad, sino tambien la posición y la altitud con una resolución de 1 dato por segundo...El asunto no solo pintó bien, sino que además la Raspberry me demostró funcionar tan bien que ahora hacer desarrollos mas complejos se me haría tarea fácil. Con el pasar de los días el equipo fue mejorando al punto de que no solo registraba los datos del GPS, sino que también los filtraba, almacenaba y hasta también los ordenaba según el número de prueba. La mayor de las ventajas era que pasaba de usar algunos kB de memoria a unos cuantos GB de almacenamiento disponible...Finalmente, tenía el equipo ideal para estas pruebas. Yo: feliz, y tuve que adjuntarle una pequeña frambuesa rosada a mi bandera de ARM que ya flameaba junto a la de Microchip y ya empezaba a izar tambien la de ATMEL, que se unieron al repertorio y que queda asi: proyectos simples con PIC y ATMEL, cosas complejas con ARM y finalmente asuntos de procesamiento, comunicaciones y almacenamiento con Raspberry Pi. Paz para todos.

Pero bueno, luego de seguir con la ley de ensayo y error el equipo empezó a tomar mas forma aun. Una pantalla gráfica TFT y un teclado matricial fueron las últimas adiciones al dispositivo que cada vez empezaba a tener forma de algo...que explicaré en la tercera parte de la trilogía de búsquedas de sitios, porque si bien he hablado del equipo, aun no he llegado a decir a donde me llevó (ni mucho menos, de donde me trajo). Sólo adelanto que mi situación se puso color Sillao (salsa de soya de sabor salado y color muy muy oscuro...y con origen asiático). En fin, ni modo, Este equipo por lo menos me dice donde estoy, y es aqui: en RaccoonTech...jejeje...

miércoles, 21 de enero de 2015

Buscando mi sitio...

Bueno bueno, seguro que mas de uno dirá: "Está un poco descuidado tu blog, no?" (de hecho ya me lo dijeron, pero mas de uno habrá y tendrían razón), pero acá vengo a darle vuelta al rincón que anda (nuevamente) acumulando polvito digital. La idea de tener un rincón ya denota mi búsqueda de un sitio, la añorada tierra que le prometieron a Mapachés al comenzar este éxodo.


Para comenzar la historia de hoy quiero decir, antes que nada, que los proyectos que expongo aquí son cosas que desarrollo en el taller en mi tiempo libre...sin mencionar que los escribo desde mi pequeña laptop. Quienes me conocen sabrán que soy fanático de las laptop en formato pequeño (las llamadas "netbook") por su reducido tamaño y modesta capacidad de procesamiento. Mi pequeña ASUS 1225B se volvió el nexo entre este blog y yo, permitiéndome escribir en distintos sitios (de ahi que me interesa la portabilidad) y ya casi se ha vuelto una tradición encender esta máquina para travesear algo en linux o para documentar algun nuevo derrame cerebral. Aunque creo que tanta labor de parto literario terminó dañando el teclado de mi pequeña y tras un buen tiempo de búsqueda, finalmente me lo enviaron desde oriente y ahora puedo seguir buscando sitios no determinados para escribir...

Pero bueno, dejando explicaciones (innecesarias?) comentaré que últimamente el tema de desarrollo en el taller ha mermado bastante. Como mencionaba lineas arriba, mis proyectos usan mi (poco) tiempo libre y si a eso se le añade que en el trabajo no he desarrollado tanto como quisiera, pues llegué a un estado de sed electrónica que, en palabras de este servidor, me volvió mas Grinch de lo normal. Lo bueno es que en este periodo de letargo he aprendido varias cositas que mencionaré lineas abajo.
Necesito crear algo urgente...o terminaré así...

Pero en fin, ya lo dicen: Dios apreta pero no ahorca, y justo cuando empezaba a perder la cordura (y a ganar gordura) me hicieron un pedido interesante: registrar velocidad y temperatura de un tren. Un proyecto interesante contando mi necesidad de desarrollar algo con cables y cosillas así. Pero bueno, este proyecto tuvo 2 etapas que marcaron un antes y un despues en el desarrollo de proyectos aca en el pequeño taller RaccoonTech. Es mas que sabido que he programado siempre PIC, y como siempre desarrollé un modulito que me permitía hacer esta labor. Perfeccioné un poco mas un equipo multipropósito que estuve desarrollando un tiempo basado en un PIC18F452, uno que englobara todo y que me sirviera en todo. El Frankenstein resultante resultó tener un puerto serie, un puerto ethernet, un slot para tarjetas SD, salidas para relay y una pantallita LCD. Algo que le puse luego fue un amplificador para termocuplas y estaba funcionando bastante bien y tras varias pruebas empezaron a salir algunos detallitos que se fueron resolviendo uno a uno. Este equipo era capaz de tomar datos de sensores digitales y análogos e irlos grabando toda la información en una memoria SD...un pequeño datalogger mezclado con servidor Web.

Módulo de pruebas, con PIC18F452, Ethernet, Serie y tarjeta SD. La carcasa fue hecha en mi impresora 3D

Pero uno de los detalles que no me terminaron de gustar era la que el equipo no grababa tan rapido como quería. Llegué a registrar y grabar datos cada 3 segundos y estaba limitado a memorias de 2GB ya que utilizo FAT16 como sistema de archivos (FAT32 me resultó un poco mas lento pero aun trabajo en eso) hasta que empecé a usar nuevos juguetes, entre ellos una pequeña tarjetita de desarrollo basada en un microcontrolador STM32 de arquitectura ARM. mas pequeña pero muy interesante...un juguetito mas que potente comenzando por sus 72MHz de velocidad de reloj, instrucciones a 32 bits de 1 ciclo de reloj, conversores AD de 12 bits, una pantalla táctil y un puerto para tarjetas SD...nada mal para empezar con los ARM (sobretodo comparandolos con las instrucciones de 4 ciclos a 40 Mhz que tenía mi pequeño módulo). Aunque una pequeña desventaja que empezó a retrasar un poco mi trabajo es que los ARM trabajan con 3.3V y yo siempre lo hice con 5V. Pero bueno, la potencia valía la pena y es un problema que unos transistores pueden cargar muy bien.

Cuando empezaba a pensar que tendría poco tiempo para cambiar todo el proyecto a ARM (ya que si bien tenía mi módulo anterior listo para partir, la única fecha que teníamos era "la otra semana") un sentimiento empezó a indundarme. Una vez que probé la potencia de un ARM no lo quería soltar, solo quería aprender y aprender mas de esta plataforma pero aqui en Perusalén solo conseguía PIC. Hasta que conseguí otra tarjeta basada en otro micro ARM: un Mini2440 con pantalla táctil corriendo Windows CE 6.0 y ejecutar programas .NET 2.0... Y ahí empezó una nueva etapa en el taller.
Esta por mas decir que la 2440 era interesante, pero en windows se lenteaba bastante. El poder utilizar los pines GPIO de la tarjeta me llevó por una aventura de compilación algo larga, sin contar que al utilizar WinCE tenia que compilar el SO usando VisualStudio 2005...que rollazo!. intenté usar Qtopia con esta tarjeta pero mucho del software que utilizaba esta tarjeta estaba descontinuado e incompleto, y solo utilizarla a nivel de puerto USB y serie no me llamaba mucho la atención. Era interesante si, pero no me satisfacía. Llegamos a un momento en que la tarjetita dijo "hasta aqui nomas" y fue cuando simplemente dejó de funcionar.
Tarjetita de desarrollo Mini STM32, con touchscreen de 2.8"

Ahi fue cuando comenzó el debate: hacia donde estaba yendo yo? a solamente programar? a hacer circuitos? a que iba yo?. Estaba entrando a otra área mas informática y el camino por recorrer es largo...Y luego de un debate interno solo llegué a una conclusión, usar ARM para proyectos que me requieran mas potencia de procesamiento, y los PIC para cosillas mas sencillas. Y durante el 2012 y 2014 que estuve lejos de aquí, readopté linux y los micros ARM, llegó la impresora 3D, aprendí algo de diseño 3D y me volví un devoto de la tecnología a bajo nivel. Posteriormente empezaron a llegar cosas y juguetes nuevos. Aun tengo citas pendientes con mis PIC32, dsPIC30, unos PIC18F97J60 y unos prometedores MRF24WB0MA...al punto que tenía mas cosas pendientes de investigación que en producción (tampoco es que haya tenido pedidos...ni tiempo de desarrollar) pero la experiencia con la Mini2440 fue tan intensa que solo podía decir una cosa: así como fusioné mis proyectos y obtuve un módulo multipropósito para el taller, podría usar los PIC, los ARM y las computadoras SBC. Recomenzaron las investigaciones y fue ahí cuando un dia llegaron  a mis manos una Raspberry Pi y su módulo de cámara...
Recién llegadas...
Que voy a hacer, cada vez mas me gusta linux y seguiré migrando, puedo compilar directamente para mi micro ARM desde aqui y grabarlo sin mucho rollo (y a la fecha, sigo probando otras distros. Ahora ando con Linux Mint y Cinnamon y admito que Ubuntu ha mejorado mucho) pero cuando empezé a programar directamente en la Raspberry me sorprendió la potencia que hay dentro de esta pequeña tarjetita SBC. Ese fue el inicio de la reconciliación con los SBC (Esta bien, para quien se preguntó "que rayos es SBC": Single Board Computer, computadora de tarjeta simple o de dimensiones reducidas para aplicaciones simples. Incluso HP está usando esta tecnología para sus servidores MoonShot).

Pero bueno, regresando al tema del datalogger, ya la prueba del tren se había pospuesto bastantes semanas (meses en realidad) cuando ya le eché tierrita y me dediqué a aprender mas de ARM, cuando me hicieron otra propuesta. Hacer lo mismo con un camión...Y esto ya será motivo para una segunda parte de este post ya que estoy haciendo la historia muy larga y ya es hora de postear...jejeje.

domingo, 24 de agosto de 2014

Hay que dar una buena impresión...

En fin, hoy toca escribir de uno de mis nuevos juguetes, no es otro hijo mío reclamando apellido (o su número de serie, que en este rincón viene a ser lo mismo) aunque ha sido adoptada, criada y educada con las costumbres del taller RaccoonTech (lo que la convierte en otro miembro de la familia). Hoy hago la presentación de mi impresora 3D.

Ahora que lo pienso, esto de traer hijos al mundo (hablo de mis proyectos, los otros irán a otro post) no me costó tanto como la adopción de ésta. Por ser extranjera y por haber sido mal declarada en aduanas se me vino una bola de trámites que ya hasta dije en un momento "ya no mas", pero gracias a su mama adoptiva (mi esposa) seguí adelante. Esto de traer cosas del extranjero es un proyecto que recién esta en boga para mi, y admito que tiene sus beneficios pero también tiene sus triquiñuelas que poco a poco gracias a esta hija llegué a aprender. En fin, los padres enseñan a los hijos, y viceversa.
Junto a la recién llegada

Cuando la vi por primera vez aún estaba en su caja, bien envuelta y abrigadita (en serio eran necesarios 8 kilos de protección??? igual llegaron 2 partes rotas!), ella estaba esperando el momento de ser ensamblada y puesta a la vida.  Fue algo mágico lo que sucedió en ese momento. Sentí que la iba a querer (snif) y así fue. Cuando al fin aduanas la dejó salir de la "incubadora" en que la tenían arrimada junto con otros envíos y al fin me la pude traer a casa no sentí sus 22 kilitos, ni lo que me había costado...fue un momento sublime.

Pasaron los minutos, y aunque había quedado en que lo armaría el fin de semana no pude aguantar echarle mano y proceder con la minuciosa tarea de ensamblarla. Tornillo a tuerca, cable a molex... pronto quedó lista para las pruebas que lamentablemente tuvieron que esperar un poco ya que un sensor de temperatura estaba dañado. Luego de hablar con el proveedor me envió la pieza de repuesto que llegaría tras 3 semanas de larga y extenuante espera que solo un espiritu chatarrero (y desesperado) logró...descubrí que era un simple termistor lo que fallaba. Logré adaptarle uno comercial, y así mi pequeña malvada renació mucho antes que llegara su repuesto original. Fue así como mi querida hija ganó su primera operación.Acá su primera gracia.

video

Al final del trabajo
Es curioso el adquirir un kit de estos. A diferencia de las máquinas ya ensambladas y maduras que solo basta enchufar y usar, a mi me tocó gozar la "niñez" y la "adolescencia" de esta pequeña. Aun recuerdo las desveladas que tuve buscando hojas de datos, investigando como hacer para cambiarle el extrusor, como darle correctamente el filamento, como hacer para que no se rompa, que juguetes y accesorios son adecuados para esta maquina, como limpiarle la mesa...vaya que recordar esos días hacen que piense "en serio hice eso??" y esos fueron parte de los motivos que me alejaron de este blog. Podría decir que esta impresora tuvo una niñez excelente mientras duró. Porque ahora llegamos a la parte oscura y vil de la historia... la adolescencia.

Mi primer trabajo diseñado e impreso: una base para mi celular con conector micro USB para carga
Resulta que un buen día mi pequeña se me puso rebelde. Entró a una etapa en que ni ella misma se reconocía. Mis computadoras tampoco la entendieron. Hablé con el proveedor nuevamente y fue un lío ya que me pedía que se la mande para revisión (3 semanas de envío + 3 semanas de vuelta = 6 semanas sin mi hija??...y el costo??) y cuando ya estaba resignado a tener que hacerlo empecé a buscar la manera de entenderla, investigar mas y mas de su tarjeta principal. Terminé encontrando la falla y no era mas que un FTDI dañado, al no encontrarlo en Perusalén entonces intenté algo siniestro, que marcaría la frankensteinización de esta pequeña: un puerto serie independiente con un adaptador serie-usb (que al final, es lo mismo) y nuevamente vio la luz. Ya para esto había descartado el microcontrolador y otras cosas, que terminaron diciendo que su placa principal esta basada en un simple arduino modificado...a la próxima rabieta le pondré un ARM.

Pasó el tiempo, y ya para la "adultez" de mi pequeña, llegué a la conclusión de que puedo replicar esta maquina. El problema era entenderla, ya que sumamente sencilla y ya he comenzado la modificación de mi taladro CNC para hacerlo correr a este nivel. Modificaciones tuvo varias. La mesa la cambié por una de vidrio que no se doble con el calor. Modifiqué el cableado para que pueda tener extrusores intercambiables con facilidad. Le añadí un nuevo extrusor mas fino. Le agregué un soporte porta filamento adosado a la misma máquina, le estoy terminando un soporte de LEDs para que ilumine las impresiones cuando las esta haciendo...Esto de la impresión 3D tiene para rato, es un mundo que cada vez me llama mas la atención y su complementariedad con la electrónica es bárbara. Ahora ya tengo carcasas a medida para mis circuitos, partes mecánicas...ufff, un larguisimo etc. Aunque algo si que tuve que hacer es trastear mucho en windows (ya de por si en el trabajo tengo que hacerlo, pero tengo que ser fuerte). Los modelos los estoy haciendo de momento en SolidWorks y OpenSCAD, pero como siempre, estoy viendo como migrar a Linux. Al menos las travesuras que he hecho con Blender esta yendo bastante bien pero aun me falta para ser maestro pokémon...digo...un mejor diseñador (creo que pensaré mejor ese comentario, los últimos pokémon no me gustan).


Carcasas impresas. Ya el trabajo sale mejor ajustando temperatura, velocidad, etc, etc...
El único problema que aun tengo (y seguiré teniendo) es que aquí nadie me da soporte por la máquina. en primer lugar el lio viene por tener que enviarla a su pais de origen para que la revisen, y el segundo por las modificaciones que le hice. En fin, así como ese dilema del hacha del abuelo. Esta impresora sigue siendo de quien me la vendió tras todo lo que le pasó? en fin, ahora es una hija mas del futuro Fab-Lab RaccoonTech y eso es lo que me importa de momento. Igual la voy a querer...

Y a todo esto, ya será hora de buscarle una pareja? Por mi no tengo problemas en llenarme de impresoritas...(mientras ellas se paguen la comida...jejeje).

Ya que no puedo tener gatitos, porqué mejor no hacerme uno?

lunes, 11 de agosto de 2014

Como decíamos ayer...

Bueno, hoy finalmente regresaron los derrames cerebrales gratuitos y en línea!.

En fin, pues sucede que ya ha pasado mucho tiempo desde que escribí mi última línea aquí. Para contra de quienes pensaron "buuu...el Mapache ya no vuelve ni aunque le paguen", pues aca les vengo de nuevo a pegar las pulgas. En fin, vaya manera de retomar viejas costumbres. No he estado encarcelado ni nada de eso (aunque creo que esto del matrimonio se le acerca: ya llevo 3 años disfrutando de mi cadena perpetua) y este asunto de la mudanza esta tan fregado que hay cosas que aun no termino de encontrar...en fin. Espero no perder la esperanza.

Hoy en día, en el nuevo Cubil Mapache (aun en fase de cuevita, porque aun es chiquito) veo muchas cosas nuevas y diferentes de las que escribiré y disertaré poco a poco y mas adelante. Estoy tocando código de nuevos microcontroladores, de otros dispositivos e incluso tengo equipos nuevos y apasionantes que me tuvieron mucho tiempo en vilo (una parte del tiempo aprendiendo de ellos y otra parte renegando de ellos...lo confieso). Pero ya los explicaré en futuros post dedicados a cada uno de ellos. En fin. hoy tenía ganas de regresar a las viejas costumbres de escribir lo que pienso, es relajante y creo que es lo que ahora (justo ahora) necesito mas.

En fin, aunque no lo quieran acá estoy de nuevo!